La EMOCIÓN marca la diferencia. Cuanto más fuertes sean las emociones que la marca lleva, mayor será la atracción que genere y por tanto su poder. Entre las emociones más atractivas que se están utilizando actualmente se encuentran el amor, la alegría y el placer. De todas formas, individualidad, seguridad, libertad, reputación y amistad también ejercen una gran atracción y ayudan a distinguir unas marcas de otras.